La irrupción de AlphaZero.

por: SAMUEL A. PILAR

enviado por: José Guillermo De la Rosa S. <ipjcuba@gmail.com>

El mundo del ajedrez está deslumbrado. La irrupción de AlphaZero, el programa de inteligencia artificial creado por Google y su filial DeepMind, ha sacudido los cimientos de este deporte milenario. Y solo le ha hecho falta mostrar diez de las cien partidas que ha disputado contra Stockfish, el motor de ajedrez más potente creado hasta ahora, cuyo ELO es de 3.400 puntos (para encontrar una comparación de la potencia de Stockfish, el actual campeón del mundo, Magnus Carlsen, no llega a 2.850 puntos ELO).

 En este duelo a cien partidas, AlphaZero ha humillado a su rival. Sin paliativos. Ha ganado 28 (tres con negras) y ha hecho tablas en las restantes 72. Al margen de las condiciones del enfrentamiento entre los dos programas -el experimento ha sido organizado por Google-, los expertos en ajedrez han quedado boquiabiertos con la forma de jugar del sistema de inteligencia artificial de DeepMind. “Siempre me pregunté cómo sería si una especie superior aterrizara en la Tierra y nos mostrara cómo juegan al ajedrez. Ahora lo sé”, ha llegado a asegurar Peter Heine Nielsen, el entrenador de Magnus Carlsen.

 Por ejemplo, movimientos incomprensibles, que a primera vista parecen inofensivos e incluso infantiles, desatan un cataclismo nuclear sobre el tablero unas jugadas más adelante. Los sacrificios y la pérdida de calidad son constantes. También, la manera aplastante con la que AlphaZero conduce a su rival a que él mismo arrincone sus propias piezas, ahogando su capacidad de juego. AlphaZero alcanza una profundidad sobre el tablero desconocida hasta ahora. Y lo hace con creatividad, desplegando una belleza que casi asusta porque en ningún momento oculta su carácter sobrehumano.

 AlphaZero es un sistema de inteligencia artificial que emplea los mismos algoritmos que DeepMind ya ha utilizado para aprender otros juegos como el go o el shogi. A grandes rasgos, analiza la mejor jugada propia y la del rival para encontrar la posición más ventajosa.

Pero está basado en una red neuronal, que no es lineal como ocurre en los programas clásicos -Stockfish, Houdini, Komodo…-, ya que se desarrolla en distintas capas de neuronas artificiales conectadas entre sí.

 De esta manera, el sistema de Google no se construye a partir del conocimiento humano. No ha sido programado sobre cómo jugar. Por el contrario, mediante un proceso de autoaprendizaje, es capaz de decidir cada jugada por sí mismo. Para preparar el duelo contra Stockfish, los científicos de DeepMind únicamente facilitaron a AlphaZero las reglas del ajedrez. El sistema necesitó tan solo cuatro horas, en las que jugó casi cinco millones de partidas contra sí mismo, para alcanzar el mayor nivel ajedrecístico conocido hasta la fecha.

2 comentarios

  1. Ese AlphaZero no le sirve a nadie, es un juguete de Google y DeepMind. Para que entiendan, no es un software que corra en una pc normal, como si lo hace StockFish. Así que no esperen analizar su próxima partida con AlphaZero. En cuanto a que le ganó a Stockfish con ese enorme margen, sólo decir que no fue un match justo ni imparcial.

    1. Así es y hay mucha tela por donde cortar, los módulos hoy analizan todas las jugadas a diferencia de cuando empezaron que discriminaban un grupo de ellas por considerarla inferiores, y eso mismo es lo que hace la inteligencia artificial en estos casos, a partir de su propio entrenamiento discrimina un grupo de jugadas, una partida digamos con jugadas “locas”, puede ponerla en un aprieto, pues no se entrenó para jugadas específicas, es amplio el tema.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.