XVI TRADEWISE GIBRALTAR – Rebelión en Gibraltar

by Leontxo Garcia

Diez de los 25 primeros del escalafón tropiezan en una primera ronda llena de sorpresas

SERVICIO DE PRENSA. Gibraltar

El Tradewise Gibraltar es el mejor torneo abierto del mundo, y por tanto es el más apropiado para comprobar que, en ajedrez, cada vez es más difícil doblegar a un rival inferior en teoría. El 40% de los favoritos (diez de 25) tropezaron en una primera ronda mucho más emocionante de lo normal en cualquier torneo por sistema suizo. Las hermanas húngaras Anita y Ticia Gara empataron con Levón Aronián y Nigel Short, respectivamente. La española Marta García, de 17 años, hizo tablas con el venezolano Eduardo Iturrizaga, 22º cabeza de serie.

Aún más joven que Marta es el danés Jonas Bjerre, de 13 años, quien no se inmutó y siguió jugando cuando el genial Ivanchuk dijo: “Le anuncio mate en seis”, y se lo dio. Esa escena es muy rara, porque casi todo el mundo abandona antes de llegar a una situación así, pero más o menos coherente con la gran desigualdad que suele dominar las jornadas inaugurales de un abierto.

Lo que es muy sorprendente es que en diez de las 25 primeras mesas no haya un ganador. Sin duda, es un fruto de la enorme influencia de las computadoras en el entrenamiento de los ajedrecistas, sobre todo en lo que respecta al conocimiento de las aperturas y de las técnicas defensivas. Hace 25 años, algo así hubiera sido impensable, porque el mero hecho de que uno de los 25 primeros cabezas de serie no ganase su primera partida ya era noticia. El año pasado en Gibraltar hubo diez grandes sorpresas en la primera ronda, pero sumadas todas las mesas; ayer se dio el mismo número en solo 25. Es significativo, por ejemplo, que el español Fernando Semprún, con un Elo de 2.209, empatase ayer con el chileno Rodrigo Vásquez (2.554) tras hacer lo mismo hace un año con la ucrania Mariya Muzychuk (2.546).

Dos de esos diez resultados imprevistos fueron las derrotas del búlgaro Iván Cheparínov y el ruso Dánil Dúbov ante el holandés Peter Lombaers y el inglés Gary Quillan, respectivamente. Conviene recordar que Lombaers ya fue noticia en la primera ronda de la edición de 2017, cuando hizo tablas con Short. En cuanto a Quillan, su victoria sobre el joven talento ruso es de gran valor didáctico. También llama la atención la victoria del australiano Header Richards sobre la excampeona del mundo Alexandra Kosteniuk.

Sorprende mucho el juego descuidado de Aronián con negras ante Anita Gara, planteando una estructura muy poco ambiciosa, y por tanto nada apropiada cuando se jugar a ganar a toda costa contra un rival muy inferior. Sin embargo, todo indica que el 4º del mundo (lista del 1 de enero) estaba después muy enojado consigo mismo porque rechazó la invitación de los organizadores para acudir a la habitual cena de gala, presidida por los patrocinadores e importantes autoridades del Gobierno de Gibraltar, como el Ministro de Turismo Gilbert Licudi.

El organizador del torneo, Brian Callaghan, se emocionó durante esa cena cuando subió al escenario para alabar la soberbia actuación de un coro de jóvenes gibraltareños. “Estos chicos son el futuro de Gibraltar”, dijo entre lágrimas. Un futuro donde el ajedrez tendrá sin duda un lugar importante, a juzgar por el éxito creciente de su torneo abierto.

Deja un comentario

Your email address will not be published.